• Jaime Chuchuca Serrano

El giro a la izquierda de Colombia: el pacto histórico y Petro


JAIME CHUCHUCA SERRANO

 

Colombia, con las elecciones de los representantes del Senado y de la Cámara y de los candidatos a presidentes interpartidos, reajusta varias relaciones de lo que será la administración política 2022-2026. La primera, y de haber, la segunda vuelta presidencial marcará los cambios o conservación de la élite uribista que se ha encontrado en el gobierno y el Estado desde hace veinte años.


En las anteriores elecciones presidenciales de 2018, los partidarios de Gustavo Petro -ex guerrillero del M19, alcalde de Bogotá y senador- quedaron con un sinsabor después del segundo lugar y un posible fraude en su contra. Desde entonces, Gustavo Petro ha estado sucesivamente en primer lugar en varias encuestas presidenciales. Incluso, en el ranking 2021 de influencers económicos de América de la Universidad John Hopkins, Petro apareció en segundo lugar.


Las elecciones del 13 de marzo de 2022, a más de confirmar el respaldo a Petro, demuestra el cambio ideológico y político del electorado colombiano. El Pacto Histórico, coalición de centroizquierda, sumó 5 millones 552 mil 234 votos y Petro solo tuvo 4 millones 487 mil 551 (80,51%). Los contrincantes de la derecha de Centro Esperanza, Sergio Fajardo (723.084), y de Equipo por Colombia, Fico Gutiérrez (2.160.329), parten con una clara diferencia. De tal forma, la contracampaña al Pacto Histórico y Petro se fortalecerá. Asimismo, el Pacto Histórico encabeza la votación del Senado y está segundo en la Cámara de Representantes, con lo que logra un gran margen de maniobra. Esta conformación del legislativo, amplía la posibilidad de la victoria de Petro en las elecciones presidenciales.


En el vector ideológico, el programa del Pacto Histórico, de la anticipada fórmula Gustavo Petro y Francia Márquez, es moderado, pero para la situación de Colombia es altamente radical. Petro se ha atrevido a decir que en varios territorios de la nación no existe capitalismo, y que la estructura agraria-terrateniente y monopólica es la culpable del autoritarismo político y una de las causas del narcotráfico. En la historia política de Colombia, todos los presidentes han sido de derecha, y no se pueden enumerar personajes de acción popular, salvo el presidente liberal López Pumarejo que intentó una reforma agraria, por tanto, el presente cambio ideológico electoral es parte del impulso de la sociedad por la transformación del régimen político.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo