top of page
  • Foto del escritorFrancisco Escandón Guevara

El riesgo de la reelección

por Francisco Escandón Guevara I ECUADOR

 

Las elecciones generales en Ecuador están a la vuelta de la esquina. En estos comicios, también se elegirán nuevos asambleístas para la Asamblea Nacional. No obstante, el autor observa que lejos de una renovación, muchos de los candidatos son los mismos que estuvieron en anteriores gestiones y que llevaron a la crisis política en el país.

En las elecciones del 20 de agosto próximo, también se elegirán nuevos asambleístas para completar el período legislativo que fue relevado a los legisladores destituidos por la muerte cruzada.


De ellos, alrededor de la mitad, son candidatos que buscan volver a la Asamblea Nacional camuflados tras el alboroto de unos pocos días de proselitismo en el que se principaliza la campaña presidencial.


Setenta corresponsables de los bajos índices de popularidad del Parlamento aspiran reelegirse. El correísmo y los socialcristianos, por ejemplo, candidatizaron casi a la totalidad de sus asambleístas cesados, sin mediar otra virtud diferente a la lealtad con el prófugo o con el caudillo que ordena desde Mocolí; en tanto, otros oportunistas estarán en la papeleta con el auspicio de partidos políticos distintos a los que otrora representaban.


Pero el problema trasciende a esta nueva elección: de por medio está el deterioro de la democracia formal ecuatoriana. Es innegable que los ciclos de crisis institucional y política del Estado se repiten en períodos de tiempo más cortos y con mayor profundidad; los bajos índices de credibilidad, particularmente de la Asamblea Nacional, están relacionados a su agenda legislativa y de fiscalización subordinada a los intereses de las élites o al vaivén de apetitos personales de desconocidos asambleístas que actúan como servidumbre a cambio de migajas de poder.


La Asamblea destituida fue el reflejo vivo de lo dicho. A las coimas, diezmos, denuncias de violencia sexual, se sumaron los camisetazos y la compra-venta de votos para legislar y fiscalizar al servicio del banquero. Así el correísmo obtuvo impunidad y medidas sustitutivas para sus procesados y los llamados independientes o críticos fueron premiados en el reparto de puestos estatales.


Resulta insólito que vuelvan quienes no presentaron ni un solo proyecto de ley o aquellos que poco hablaron en el pleno de la legislatura. De ese estercolero, contadas personas lograron desmarcarse de este período legislativo repugnante, la inmensa mayoría no merecen la confianza popular, incluido los tres exasambleístas que ahora buscan la banda presidencial.


Nada mejorará si son electos los mismos, sería un círculo vicioso sinfín, la reedición de la imagen mítica de uróboros, aquella serpiente que muerde eternamente su cola. No basta con votar, es hora de elegir bien.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page