top of page
  • Foto del escritorJaime Chuchuca Serrano

Del insulto a la propuesta

Actualizado: 29 jun 2023

por Jaime Chuchuca Serrano I ECUADOR

 

La campaña electoral por la presidencia del Ecuador ha comenzado. Una de las tácticas más comunes entre los candidatos, defenestrar a sus adversarios, ha tomado impulso en los últimos días. El autor hace un recorrido por algunos de estos insultos y acusaciones que salpican la carrera electoral.

“Jaime Roldós y Oswaldo Hurtado son comunistas” gritaban los adversarios febrescorderistas en las elecciones presidenciales 1978-1979, Roldós era de Concentración de Fuerzas Populares (CFP), un nacionalismo del centro a la derecha, Oswaldo Hurtado neoliberal de la Democracia Popular. A Rodrigo Borja, antes de ganar la presidencia, también le llamaron “comunista”, pero eso no impidió que aplique la flexibilización laboral. Otros insultos se han olvidado con el tiempo: “el narcisista” (Borja), “el ojo de vidrio” (Febres Cordero), “el loco” (Bucaram), “el enano” (Alarcón).


En las izquierdas ecuatorianas hay un insulto/denuncia recurrente: “tal candidato es de la CIA”. No obstante, pasados los resentimientos, en las siguientes elecciones salen en alianza: MPD-FADI. En 2006, muchos militantes del Partido Socialista decían que a Rafael Correa lo apoyaba el Mossad (la central de inteligencia israelí) o que era cuadro de Lasso porque este aportó a su campaña, o sus maestros Oswaldo Hurtado y Gustavo Noboa. Sin embargo, varios del PS-FA cogobernaron con Correa. Después de las riñas entre las izquierdas y Correa en 2009-2010, Correa era el “representante del imperialismo yanqui”, el “fascista”. Correa y sus militantes, de su lado, les llamaron “pseudoizquierda”, “ecologistas infantiles”, les acusó de “lassistas”; por entonces no sabía que su vicepresidente, Lenin Moreno, más adelante, cogobernaría con Lasso 2017-2021 (evito colocar los insultos contra Moreno por la censura).


En 2021, varios medios correístas publicaron artículos con supuestas investigaciones de que Pachakutik y la CONAIE tenían gente de la CIA. En esa misma campaña, a la fórmula Aráuz-Rabascall se le acusó de recibir dineros de la guerrilla. Ningún hecho se probó. Con Lasso en el gobierno (“el zapatos rojos”), en algunas ocasiones, el correísmo y Pachakutik votaron iguales con CREO en la Asamblea, aún así, los unos a los otros se gritaban “lassistas”.


A pesar de las denuncias de fraude de Yaku Pérez en la primera vuelta de 2021, por favorecer a Lasso, en estos días, el correísmo ante su candidatura a la presidencia le ha tildado de “lassista”, de “candidato de la embajada”. Las tendencias de twitter sobre Arauz señalan el subtítulo: “lelo”, en el caso de Topic: “Rambo”, de Villavicencio: “el denunciólogo”. Es imposible eliminar el insulto del lenguaje diario, pero hay que sobreestimar la calidad de las ideas, de las propuestas cumplibles, que rebasen la demagogia.

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page