• Fanesca Política

Continúa la venta del Ecuador





Imagen: peru21.pe

Cuando Moreno habla de cerrar y fusionar 10 empresas públicas (entre ellas Tame, Inmobiliar, Ferrocarriles, Siembra, Medios Públicos, Correos del Ecuador) hay que preguntar cuántas de estas va a vender. No contentos con repartir entre la oligarquía la dirección de hospitales, universidades como IAEN, Yachay, y otras instituciones públicas, ahora pretende entregar a la burguesía las empresas del Estado sin hacer públicos los negociados internos. En el caso de solo “cerrar” las empresas públicas se desperdiciaría infraestructuras e inversiones que a la larga representan más gastos para el Estado. Continúa la venta de la patria.

Moreno sigue mintiendo: dice que pagó 320 millones de dólares de deuda, cuando en realidad fueron 791 millones, aunque el mismo FMI y BM prorrogó los pagos. Los bonos que estaban al 33%, el gobierno los pagó al 100% ¿de qué ahorro hablan? Si se continúan con este manejo de la deuda, el supuesto ahorro de 1300 millones es pura demagogia.

La reducción de USD 980 millones que corresponden a la masa salarial, significa también el constreñimiento del mercado interno. La reducción de dos horas de la jornada laboral, implica reducción del 16,6% del salario y por tanto del consumo y crédito. En el caso de los profesores, se reduce supuestamente una hora de la jornada, pero la carga laboral de los profesores es mayor, porque trabajan más horas en preparación, evaluación y otras actividades académicas que ni siquiera cubre el salario. Se acabaría con la clase media que proviene del Estado.

La reducción del precio del diésel (a USD 1) y la gasolina (a USD 1,75) es obvia, por la reducción del precio del barril del petróleo. Eso no es mérito del gobierno. Lo que sí hace es liberar el precio al mercado (una reactivación del otrora llamado decreto 883). Se habla de una barrera sin detalles ni especificaciones técnicas.

Debería haber una auditoría a los créditos, pues una buena parte llegan solo a contratistas y compinches del gobierno. Ahora se ofrecen 1000 millones, pero ¿a qué familias están destinados esos dineros públicos?

Ecuador no aguanta la esclavitud.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo