top of page
  • Jaime Chuchuca Serrano

Pelé

por Jaime Chuchuca Serrano I ECUADOR

 

En este artículo, el autor menciona el fallecimiento de uno de los jugadores de fútbol más grandiosos, Pelé, para recordarnos que este deporte se ha convertido en un negocio. A pesar de todo, el fútbol continúa maravillando al público.

Edson Arantes do Nascimento (1940-2022), el rey Pelé, terminó de fusionar al fútbol con el arte. Las genialidades que hizo con la pelota, en la misma proporción inefables que inspiradoras, movió los sentimientos de multitudes. La tecnología nos ha permitido verlo, repetirlo sin cesar, dibujando paisajes en el aire ante miles de miradas atónitas. El público y los adversarios sé maravillaron con el juego de Pelé, que tomaba vida propia, como los lienzos que se exponen en los museos, que valen más con el pasar de los años. Zaluar, el primer arquero que recibió un gol de Pelé en el futbol profesional, llevó con gala la camiseta 001. Los archivos desprolijos le dan 1279 goles a Pelé, en toda su trayectoria profesional. En verdad, los grandes futbolistas rebasan los números, el deporte mismo, para hacerse un lugar en la estética del pueblo. El fútbol siempre ha roto fronteras y Pelé lo demuestra siendo hombre público, político, Ministro del Deporte, empresario, cantante y hasta actor de cine. Como para reforzar su sello artista grabó y escribió varias canciones.


El capitalismo como sistema ha hecho del fútbol, además de deporte, una forma de economía, y los cracks, los artistas del balón que han logrado escalar en la jerarquía profesional, se han vuelto capitalistas globales. El nacionalismo brasileño hizo de Pelé un “tesoro nacional”, con un decreto ley de Janio Cuadros en 1961, y el club Santos lo recibió con los brazos abiertos. La fortuna de Pelé, en su deceso, supera los 100 millones de dólares. Después de futbolista, logró mantener numerosas relaciones de poder, siendo muy influyente en Brasil y el mundo; por esto ha recibido elogios y censuras. El rey del fútbol supo como moverse en el mundo del capital.


La eterna disputa sobre los más grandes del fútbol continuará sin término. Pero si apreciamos el fútbol como arte no habrá reparo en hacer distintas antologías. Para mi gusto latinoamericano, pongo a dos clásicos: Pelé y Maradona, y a dos contemporáneos: Ronaldinho y Messi. Pelé se retiraba oficialmente del fútbol en 1977, después de ganar 3 mundiales; y Maradona ganaba el mundial juvenil Japón sub 20’ en 1979. Pelé auguró: “Maradona juega muy bonito”. Entre Ronaldinho y Messi hay un aura mucho más cercana: mientras Ronaldinho seguía siendo el 10 del Barcelona, le daba un pase inolvidable a Messi, para que convierta un gol de sombrerito, su primer gol oficial en la división profesional.


Quiso el destino que Pelé vea algunos partidos de fútbol del Mundial de Qatar, y hasta la final, mandando un bello mensaje a la selección argentina. Maradona siempre impetuoso, se adelantó en 2020; y ahora, como recibiendo un pase, se va Pelé en 2022. Los aplausos y la alegría de la cumbre del joga bonito brasileño continuará por generaciones.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page